Crecimiento Cristiano

Una serie de cuatro seminarios designado a ayudar el cristiano a crecer en su madurez y entendimiento de la voluntad de Dios por sus hijos.  La idea para esto estudio viene del libro:  Una Iglesia con Propósito por Rick Warren.


Seminario Cuatro:  Mi Misión

 

Sesión Dos:

 

El “Cómo” del Evangelismo

 

 

I. Empezando por Mostrar el Amor de Dios

II. El Próximo Paso:  Compartir las Buenas Nuevas

 

 

 

 

...Dedícate a la evangelización...

 

 

II Timoteo 4: 5

 

 

 

I. Empezando por Mostrar el Amor de Dios

 

¿Cómo te sientes con respecto a compartir verbalmente el evangelio con otra persona?

 

□  Me siento cómodo compartiendo mi fe con otros.

□  No sabría qué decir.

□  Sentiría mucho miedo de decir algo.

□  Yo ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­______________________________________________________.

 

 

El evangelio nos entrega tan maravillosas nuevas que debemos tener la actitud de los apóstoles Pedro y Juan cuando ellos dijeron:

 

Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído.  Hechos 4: 20

 

 

Entonces, ¿cómo puedo dar el primer paso para compartir las Buenas Nuevas con los demás?

 

 

1.  Demostrar amor a los que están a mi alrededor.

 

Este mandamiento nuevo les doy:  que se amen los unos a los otros.  Así como yo les he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros.  De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.  

Juan 13:34-35

 

 

 

2.  Mostrar preocupación por la vida espiritual de otras personas.

 

¿Cómo puedo comenzar una conversación espiritual?

 

Según Pablo, la clave para estimular una conversación espiritual es:

 

 

Que so conversación sea siempre amena y de buen gusto.  Así sabrán cómo responder a cada uno.   Colosenses 4: 6

¿Qué quiere decir “de buen gusto”?  Una comida de buen gusto estimula el apetito, y mi trabajo como cristiano es “estimular el apetito” de las personas de escuchar la palabra de Dios.

 

Los siguientes son ejemplos de preguntas no intimidantes que podrían generar una conversación espiritual.

 

¿Cómo crees tú que es un cristiano sincero?

¿A dónde crees que te lleva tu vida espiritual?

¿Cómo describirías tu relación con Dios?

¿Cuál es tu formación religiosa?

Soy parte de una iglesia.  ¿Asistes tú a una?

 

 

Otras preguntas que podrían estimular una conversación espiritual:

 

a,_____________________________________________________________

 

b,_____________________________________________________________

 

c,_____________________________________________________________

 

 

El preocuparme de la vida espiritual de otros - ¡de manera cariñosa! – demuestra que ellos me importan a mí.

 

 

 

3.  Estar listo para compartir mi testimonio – la historia de lo que Dios ha hecho por mí.

 

Muchas veces, la mejor y más fácil manera de dar el primer paso en el evangelismo es compartir tu propio testimonio, tu historia personal como cristiano.  Ten presente las cosas que escribiste en la página 6 y mantente siempre preparado a compartir esta historia donde quiera que tengas oportunidad.  Te sorprenderás de cómo tu historia abre puertas y produce “hambre” espiritual, lo cual te permitirá dar el próximo paso que es compartir el evangelio.

 

 

II. El Próximo Paso:  Compartiendo las Buenas Nuevas

 

Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor.  Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.   I Pedro 3: 15

 

Una vez que la oportunidad se ha presentado, es decir, alguien dispuesto a escuchar más acerca de la palabra de Dios, como cristiano, es tu trabajo ¡aprovechar la oportunidad!

 

 

Cómo hacer una presentación clara del evangelio

 

La forma ideal de compartir el evangelio con otra persona es a través de un estudio bíblico particular, del cual hablaremos en la próxima sección.  Sin embargo, a veces las circunstancias limitan el tiempo que tenemos para comunicar las Buenas Nuevas.  En estos casos, podemos hacer una presentación breve y clara del mensaje del evangelio, hablando de estos cuatro puntos:

 

El propósito de Dios

El problema del hombre

La solución dada por Dios

La respuesta del hombre

 

 

 

1.  El propósito de Dios

El propósito de Dios es que el hombre tenga una:

 

Vida abundante

 

El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.   Juan 10: 10

 

 

Vida eterna

 

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.   Juan 3: 16

Vida nueva

 

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación.  ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!   II Corintios 5: 17

 

 

2,  El problema del hombre

Debido a su naturaleza, el hombre tiene ciertos problemas que impiden que los propósitos de Dios se hagan realidad:

 

El pecado

 

...pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios.   Romanos 3: 23

 

La muerte

 

Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida en Cristo Jesús, nuestro Señor.   Romanos 6: 23

 

El juicio

 

Y así como está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después venga el juicio,   Hebreos 9: 27

 

 

3.  La solución dada por Dios

Afortunadamente, el hombre no tiene que solucionar esos graves problemas por sí mismo, porque Dios ya lo hizo:

 

Cristo murió por los pecados del hombre.

 

Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto:  en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.   Romanos 5: 8

 

Por que Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios.   I Pedro 3: 18

 

Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.   II Corintios 5: 21

El hombre no puede ganar su salvación por sí mismo.

 

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.   Efesios 2: 8-9

 

...Él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia.   Tito 3: 5

 

 

4.  La respuesta del hombre

Cuando nos ofrecen un regalo, tenemos dos opciones: aceptarlo o rechazarlo.  Lo mismo ocurre con el regalo de salvación que Dios nos ofrece.  Si elegimos aceptar el regalo de Dios, él nos pide que respondamos de la siguiente manera:

 

Creer en Jesucristo y confesar que él es el Señor.

 

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.   Juan 3: 16

 

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rechaza al Hijo no sabrá lo que es esa vida, sino que permanecerá bajo el castigo del Dios.   Juan 3: 36

 

Porque si confiesas son tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.  Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa par ser salvo.

    Romanos 10:9-10

 

Reconocer y arrepentirnos de nuestros pecados.

 

Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad.  Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel u justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.   I Juan 1: 8-10

 

Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor...

Hechos 3: 19

 

 

 

Al contrario, comenzando por los que estaban en Damasco, siguiendo por los que estaban en Jerusalén y en toda Judea, y luego con los gentiles, a todos les prediqué que se arrepintieran y se convirtieran a Dios, y que demostraran su arrepentimiento con sus buenas obras.   Hechos 26: 20

 

 

Ser bautizados para el perdón de nuestros pecados.

 

- Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados – les contestó Pedro -, y recibirán el don del Espíritu Santo.   Hechos 2: 38

 

...El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado.   Marcos 16: 15,16

 

¿Acaso no saben uste4des que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte?  Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.   Romanos 6: 3-4

 

Todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús, porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo.

Gálatas 3: 26-27

 

 

 

Vivir una vida nueva.

 

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación.  ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!   II Corintios 5: 17

 

Si afirmamos que tenemos comunión con él, pero vivimos en la oscuridad, mentimos y no ponemos en práctica la verdad.  Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.   I Juan 1: 6-7

 

 

 

 

Estudios Bíblicos Particulares

 

Muchas personas toman la decisión de comprometerse con Cristo a través de algún tipo de estudio bíblico particular.  A pesar de esto, muchos cristianos se sienten temerosos de preparar, dirigir o participar en un estudio bíblico con amigos o miembros de su familia no cristianos.  Sin embargo, esto es esencial en el proceso de llevar a otros a conocer a Cristo y afortunadamente es mucho más fácil de lo que se piensa.

 

La cosa más importante que tienes que recordar es la siguiente:

 

El poder no recae en el líder del estudio bíblico, sino en la Biblia misma.

 

 

Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos.  Penetra hasta la más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.

Hebreos 4: 12

 

Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo, y no vuelven allá sin antes regar la tierra y hacerla fecundar y germinar...así también es la palabra que sale de mi boca; no volverá a mi vacía, sino hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.   Isaías 55: 10-11

 

Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.   Romanos 10: 17

 

 

Como se sabe, nuestra iglesia ya tiene, a disposición de todos, un estudio bíblico particular compuesto de siete lecciones.  Lo siguiente es una visión en conjunto de nuestras lecciones:

 

Lección     Propósito

1-  La Palabra de Dios: Nuestra Guía  Establecer que la Biblia es nuestra guía máxima

2-  ¿Quién Era Jesús?    Producir fe en Cristo Jesús como el Hijo de Dios

3-  ¿Por que Vino Jesús?   Mostrar el problema del pecado y su solución

4-  Desde la Oscuridad hacia la Luz  Mostrar cómo aceptar el regalo de salvación

5-  El Espíritu Santo    Presentar al Espíritu y su obra en nuestras vidas

6-  La Iglesia     Presentar la iglesia del Nuevo Testamento

7-  El Reino de Dios    Explicar el concepto reino y nuestro rol en él

Cómo Preparar un Estudio Bíblico Particular

 

“A quién puedo invitar?

Amigos

Miembros de mi familia

Compañeros de trabajo

Vecinos

Miembros de la iglesia que todavía no han participado en un estudio

Visitas a la iglesia o a los grupos celulares

Miembros de la comunidad que asisten a los eventos especiales

 

Si tienes problemas en pensar a quién invitar a un estudio, ora.

 

Si oras por oportunidades le llevar a otros a Cristo, Dios te mandará a personas que quieran estudiar contigo.  ¡Pruébalo – esto realmente funciona!

 

Paso Uno:  Lleva una conversación hacia Dios.

(Mira en la página 16 para ejemplos de preguntas que podrían generar una conversación espiritual.)

 

Paso Dos:  Prepara el estudio.

Cuando tú sientas que es el momento adecuado, pídele a la persona que estudie contigo.  Invitar a alguien a estudiar la Biblia es a menudo la parte más tímida, pero en realidad es bastante fácil.

 

Aquí está un ejemplo que puedes usar para invitar a alguien a estudiar la Biblia:

 

“Tenemos una serie de lecciones que podrían ayudarte a tener una visión de conjunto de la Biblia.  Son siete lecciones en total, y cada una de ellas dura de una hora a una hora y media.  ¿Te interesaría estudiar conmigo?

 

Si la persona dice no...

No la presiones.  Estudiar es una oportunidad no una obligación

No te desanimes.  Tu trabajo fue simplemente preguntar!

 

Si la persona dice ...

Póngase de acuerdo en el momento del día, la hora y el lugar.

Traten de juntarse una vez por semana y siempre a la misma hora.

Júntense en un lugar agradable (la iglesia, su casa o la tuya)

 

Cómo Dirigir un Estudio Bíblico Particular

 

¿Qué tienes que llevar?

Tu Biblia

La lección

Una Biblia extra en caso de que el estudiante no tuviera una

Un compañero, que sirva como ayudante callado

 

¿Por qué tener a un ayudante callado?

Además de ser un factor de seguridad (especialmente para mujeres que dirigen estudios en casa del estudiante), un ayudante callado puede apoyarte en el estudio, sentándose al lado del estudiante para ayudarlo a encontrar los libros en la Biblia.  Aunque el ayudante callado debe permanecer callado la mayor parte del tiempo, él a ella puede ayudarte a aclarar a dar otra perspectiva cuando de necesite.  Pero la razón más importante para tener un ayudante callado es enseñarle, en forma práctica, cómo dirigir un estudio.

 

Consejos para dirigir un estudio

Sentarse de modo de asegurar un buen contacto visual.

Proporcionarle al estudiante una lista con los libros de la Biblia en orden.

Turnarse en la lectura de los versículos (tú, el estudiante y el ayudante)

Animar al estudiante a buscar las respuestas de las preguntas en la Biblia

Empezar y terminar el estudio a tiempo.  (Está bien si te saltas versículos se estás corto de tiempo.)

Considerar en terminar el estudio con una oración.

Darle al estudiante una copia de la lección al final de cada estudio.

 

La meta:  Llevar al estudiante a tomar una decisión.

Estos estudios están diseñados para darle al estudiante más que un conocimiento general acerca de la Biblia; estos intentan producir en la persona:  creencia, compromiso y una vida cambiada.  Por esta razón, cada estudio termina con una toma de decisión, creada para llevar al estudiante a dar un paso más hacia una relación personal con Dios.

 

Haz las preguntas, pero date cuente de que el estudiante no está contestándote a ti, sino a Dios, quien es el único que nos llama a cada uno de nosotros a tomar una decisión con respecto a nuestra propia salvación.  Por supuesto, la respuesta  ideal es “Si”, pero si la respuesta es “No” o “No lo se”, está bien.  Al menos, has desafiado al estudiante a pesar en ella.  Hasta aquí llega tu trabajo; ¡cambiar los corazones es trabajo de Dios!

 

 

Cómo Responder a Preguntas Difíciles

 

A veces, en momentos en que estés compartiendo el mensaje del evangelio, ya sea en una conversación o en un estudio bíblico particular, van a aparecer preguntas difíciles de contestar para las que tú no tienes la respuesta.  Cuando esto ocurra, ¡no te preocupes!  Aquí están algunas sugerencias:

 

 

1,  No temas compartir la verdad.

Jesús vino del Padre lleno de gracia y de verdad (Juan 1: 14).  Él mostró libremente gracia y misericordia a aquellos en necesidad, pero él también proclamó la verdad audazmente, incluso cuando ésta no era cosa bien vista.

 

De acuerdo con Juan 17: 17, la palabra de Dios es verdad.  Además, Efesio 4: 15 nos dice que deberíamos “vivir la verdad con amor”.  Cuando las personas nos hacen preguntas que tienen una respuesta clara en la Biblia, nosotros deberíamos contestarla con sinceridad, aun cuando la respuesta no es agradable.

 

Una de las preguntas m comunes es:  “¿Es Cristo la única forma de llegar a Dios?”  Muchas personas quieren creer que la salvación puede encontrarse en toda religión, pero de acuerdo a la palabra de Dios, esto no es verdad.  En Juan 14: 6 Jesús dice, “Yo soy el camino, la verdad y la vida.  Nadie llega al Padre sino por mí”.   Hablando de Jesús, Hechos 4: 12 nos dice “De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos”.  ¡Ésta es la verdad salvadora que las personas necesitan oír!

 

 

2,  No temas admitir que no tienes la respuesta.

En algunas ocasiones las personas hacen preguntas difíciles de responder.  En estos casos la honestidad es siempre la mejor política.  Si no sabes la respuesta, admítelo.  Algunas respuestas pertinentes pueden ser:

 

 

 

No tengo la respuesta a tu pregunta, pero estudiémosla juntos

A mí también me interesa eso; busquémoslo junto en la Biblia.

Esa es una muy buena pregunta, oremos para que Dios nos ayude a encontrar la respuesta.

 

Al fin y al cabo, las personas respetarán tu honestidad y se darán cuenta de que tú también estás aprendiendo y creciendo en tu fe.

 

 

3,  Recuerda la meta:  ¡Ganemos almas, no discusiones!

En algunos casos, estudiarás con personas que sólo quieren debatir y desacreditar el cristianismo.  Mientras que es importante defender la verdad del evangelio, nuestro propósito es ganar almas y no discusiones.  Sé paciente con la persona y responde a sus preguntas con honestidad.  Recuerda que la palabra de Dios puede cambiar hasta el corazón más duro.

 

 

4,  Sé consciente de buenas fuentes de información.

Algunas personas vienen a los estudios con profundas preguntas filosóficas tales como, ¿Por qué sufren los inocentes? o ¿Por qué  existe el mal y cuál es su origen? o ¿Cómo son posibles los milagros?  A veces, es difícil para una persona de fe contestar estas preguntas de modo que convenza a los que no creen.

 

Afortunadamente, existen numerosos escritores y filósofos cristianos que han escrito muchos libros acerca de estos remas.  Sus escritos pueden ser una gran fuente de información en un estudio con un amigo no cristiano.

 

 

Los siguientes:

 

Respuestas por Josh McDowell

 

Más Que un Carpintero por Josh McDowell

 

¿Y Qué Si Jesús No Hubiera Nacido?  por James Kennedy

 

 

 

 

 

 

             ¿Qué Debo Hacer?

 

     Introducción a la Biblia     Estudios Bíblicos

 

     Bajar una Biblia         Preguntas y Información